Herramientas del Coach: el mandala

{lang: 'es'}

 

El Mandala es una potente herramienta para el coaching, pues facilita la reflexión para responder a las preguntas ¿quién soy?, ¿a dónde voy?, ¿con quién? A través de la proyección de imágenes en un collage, el cliente define su visión, los recursos que necesitará para alcanzarla (aprendizajes) y las limitaciones que lo bloquean (des-aprendizajes), así como los valores, reforzadores o anclas que sustentan su proceso de cambio desde su situación actual (realidad) a su situación deseada (visión). Materiales necesarios para confeccionar tu collage: una cartulina, revistas varias, tijeras, pegamento y rotuladores de colores.

 

Objetivos

  • Conocer los orígenes y aplicaciones del mandala como técnica terapéutica.
  • Descubrir el uso del mandala como herramienta para el coaching.
  • Aprender a construir el mandala desde la experiencia.

 

Destinatarios

Coaches, psicólogos, docentes, orientadores y en general, cualquier persona que desee descubrir en el mandala una oportunidad para guiar a sus clientes en el proceso de construir su futuro a través del autoconocimiento.

 

Programa

  1. La visión de futuro en el coaching: “Vengo de donde voy”.
  2. El mandala: orígenes y utilidades terapéuticas.
  3. Estructura del mandala y aplicaciones como herramienta en el coaching.
  4. Construyendo nuestro mandala.
  5. Exposición de mandalas.

 

 

 

Entrada publicada en Sin categoría | Etiquetas: , , , | Comentarios cerrados

Formación completa en Coaching con PNL

{lang: 'es'}

Octubre 2013 – Junio 2014

 

Consta de los niveles Practitioner y Master Coaching con PNL.

En el Practitioner se adquieren los conocimientos y se desarrollan las habilidades para poder comprender y llevar a la práctica la metodología de la PNL.

La integración de las estrategias de la PNL y las competencias del Coaching facilitan el éxito en los procesos de Coaching.

El Master Coaching está enfocado a descubrir cómo se pueden utilizar las técnicas de la PNL en los procesos de Coaching y su finalidad es llegar a unificar el conocimiento y habilidades de estas dos disciplinas que permita a los asistentes obtener óptimos resultados tanto en el ámbito personal como también profesional.
A través del curso se adquiere el aprendizaje de las competencias del Coaching que se requieren para el ejercicio profesional del Coach.

OBJETIVOS

  • Formar profesionales del Coaching.
  • Transformar las emociones limitadoras en fuentes de grandes recursos.
  • Modelar conductas eficaces.
  • Ser más competentes en las acciones.
  • Conectar con estados de recursos.
  • Mejorar la comunicación.
  • Desarrollar la creatividad.
  • Pasar a la acción y empezar a cambiar aquello que ya no queremos vivir.
  • Lograr cambios positivos.
  • Profundizar en el conocimiento de uno mismo.
  • Solucionar conflictos.
  • Adquirir una mayor comprensión del entorno.
  • Alcanzar una nueva visión de la vida y llegar a percibir las dificultades como experiencias de aprendizaje.
  • Tomar las riendas de la propia vida.
  • Aprender e integrar las competencias que se requieren para el ejercer el rol profesional de Coach.
  • Profundizar en el conocimiento y la utilidad de las técnicas de PNL en los procesos de Coaching.
  • Descubrir nuevas habilidades que permitan cambios más profundos (generativos-evolutivos) en la persona .
  • Profundizar en el conocimiento de la naturaleza del cambio.
  • Potenciar las habilidades y competencias del Coach a través de supervisión de las prácticas realizadas en el curso.

Más información: www.institutokern.com

Entrada publicada en Sin categoría | Etiquetas: , , , , | Comentarios cerrados

Los padres como maestros. Borja Vilaseca

{lang: 'es'}

Cuenta una historia que unos padres entregaron unas monedas a su hijo. No se sabe cuántas eran ni tampoco si estaban hechas de oro, de plata o de cobre. Y el joven, indignado, les gritó: “¡Estas no son las monedas que me merezco! ¡Qué injusticia!”. Seguidamente pegó un portazo y salió de casa de sus padres con el corazón inundado de dolor.

Durante años, la lucha, el conflicto y el sufrimiento marcaron la vida de aquel joven. Sin monedas se le hacía muy difícil vivir. Por eso decidió ir a buscarlas a otra parte. Creyó que aparecerían al iniciar una relación de pareja. Poco después se casó, pero ni rastro de las monedas. Más tarde tuvo su primer hijo. “Seguro que las tiene él”, pensó. Un par de años más tarde confirmó que no era así. Movido por su tozudez, tuvo un segundo hijo. Pero las monedas tampoco estaban ahí.

Casado y con dos hijos, no conseguía llenar su vacío. Su vida carecía de sentido. Y seguía sufriendo. Hacia los cuarenta años, el protagonista de esta historia decidió buscar un terapeuta. Tras un profundo proceso de autoconocimiento, finalmente se liberó del dolor y por fin vio con claridad dónde estaban las monedas. Con lágrimas en los ojos, volvió a casa de sus padres, pidió disculpas y les agradeció todo lo que habían hecho por él. Y entre abrazos les pidió que, por favor, le devolvieran las monedas: “Ahora sé que son las que necesito para ser feliz y seguir mi propio camino”. Al salir de casa de sus padres y despedirse cariñosamente de ellos notó cómo la lucha, el conflicto y el sufrimiento comenzaron a despedirse de él. En el momento en que aceptó, tomó y agradeció las monedas de sus padres, se reconcilió consigo mismo y con la vida.

“Depender de su aprobación dificulta que seamos libres para seguir nuestro propio camino”

Este cuento, inspirado en el libro¿Dónde están las monedas?, de Joan Garriga, ilustra el camino que todos podemos elegir para resolver parte de nuestros conflictos internos. No en vano, la sombra de papá y mamá es alargada. Y esconde alguno de nuestros peores temores y se nutre de las heridas que más nos cuesta curar. De ahí que muchos adultos se hayan distanciado emocionalmente de sus padres.

Debido a nuestra falta de madurez, los hijos solemos culpar a nuestros progenitores por el tipo de inseguridades, carencias y frustraciones que arrastramos desde la infancia y que se acentuaron durante la adolescencia. Y en definitiva, les negamos nuestro cariño porque ellos no nos quisieron como nos hubiese gustado. Sería maravilloso que todos los padres amaran a sus hijos como estos necesitan. Pero no es así. ¿Cómo nos van a querer nuestros padres si no saben apreciarse a sí mismos?

Nuestros padres y madres, antes de esa condición, son seres humanos. Y tienen sus propias heridas. Nos quejamos de nuestra mochila emocional cuando en general ellos cargan con una maleta bastante más pesada. Nuestros progenitores lo han hecho lo mejor que han sabido. Esta es una lección de la vida que muchos aprendemos demasiado tarde. Normalmente cuando nos convertimos en padres y comprendemos lo desafiante y agotador que puede ser educar a un hijo. De pronto recordamos que de un día para otro dejaron de ser los protagonistas de sus propias vidas.

“Debemos cuestionar cómo hemos interpretado nuestra historia familiar hasta poner en orden de dónde venimos”

Emanciparse emocionalmente de nuestros padres consiste en cortar definitivamente el cordón umbilical que nos mantiene atados a ellos. Depender de su aprobación dificulta que seamos libres para seguir nuestro propio camino en la vida. No en vano, convertirse en una persona adulta implica haber resuelto nuestros traumas de la infancia. El hecho de que sigamos en guerra con nuestros progenitores pone de manifiesto que seguimos sin sentirnos en paz con nosotros mismos. Por eso se dice que la adolescencia se sabe cuándo empieza, pero no cuándo termina.

Dejar de esperar algo de nuestros padres, incluyendo que nos acepten, que nos apoyen y que nos quieran. Así es como empezamos a aceptarnos, apoyarnos y querernos, fortaleciendo la autoestima y confianza en nosotros mismos. El indicador más fiable de que hemos conquistado la madurez emocional es que estamos agradecidos por todo lo que hemos recibido de nuestros padres. O, mejor dicho, por el aprendizaje derivado de cómo se han relacionado con nosotros. Es cierto que hay hijos que han heredado falta de afecto, malos tratos e incluso deudas. Sin embargo, el viaje de la emancipación implica comprender que en cada problema o adversidad se esconde un aprendizaje oculto, que es precisamente el que necesitamos para conocernos y saber verdaderamente para qué estamos aquí.

Al comprender y perdonar los errores de nuestros padres, nos liberamos de ellos. A partir de entonces, al mirar hacia atrás solo vemos gratitud. Y cada vez que caminamos hacia delante, nuestro corazón se llena de confianza. El primer paso para transitar esta senda consiste en cuestionar la manera en la que hemos interpretado nuestra historia familiar. Y seguir cuestionándola hasta que consigamos poner en orden el lugar de donde venimos, aceptando, valorando y agradeciendo de corazón las monedas que en su día nos entregaron.

Encontrar la paz

LIBRO

– ‘¿Dónde están las monedas?’, de Joan Garriga (Ridgen Gestalt). Un cuento que trata sobre las causas y las consecuencias que tiene no estar en paz con nuestros padres. Y que profundiza sobre la solución que nos permite resolver este problema.

PELÍCULA

– ‘Las vírgenes suicidas’, de Sofia Coppola. Una adolescente intenta suicidarse. Y su padre, movido por su miedo y su ignorancia, termina encerrando a sus cinco hijas en su propia casa, provocando que su mayor temor se haga finalmente realidad.

CANCIÓN

– ‘Father and son’, de Cat Stevens. La letra de esta conmovedora canción es una conversación entre un padre y un hijo que no consiguen ponerse de acuerdo, pero a pesar de ello siguen unidos y conectados.

Fuente:  el pais

 

 

Entrada publicada en Sin categoría | Etiquetas: | Comentarios cerrados

Curso Introducción al Coaching. 16, 23 y 30 de octubre.

{lang: 'es'}

Objetivos

¿A qué retos te has enfrentado últimamente frente a los cuales te has quedado paralizado? ¿Qué objetivos te has marcado una y otra vez y todavía no has encontrado la forma de alcanzar?

En este curso conocerás los fundamentos del coaching como herramienta que te permite explorar la distancia que hay entre el estado actual y el estado deseado u objetivo.


Programa

  1. Introducción: orígenes, escuelas, asociaciones, definiciones.
  2. Proceso de coaching: condiciones previas, marco teórico (CRA) y metodológico (GROW).
  3. Definir objetivos alcanzables: objetivos SMART, PURE, CLEAR.
  4. Explorar la realidad: misión, visión, valores, creencias, emociones y comportamientos.
  5. Evaluar los diferentes escenarios: debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades.
  6. Comprometerse con la mejora: plan de acción personal (qué, cómo, cuándo, con quién, etc.).

Imparte
Jose Terrés: Licenciado en Psicología colegiado y Coach. Aporta más de doce años de experiencia profesional en las áreas de Recursos Humanos y Prevención de Riesgos Laborales, además de experiencia como formador y coach. Su formación complementaria alcanza especialidades tales como Practitioner en PNL, Master Terapia Congnitivo-Conductual, Mediación y Resolución de Conflictos, Inteligencia Emocional, Liderazgo Estratégico, Auditoría de Prevención de Riesgos Laborales, etc. Actualmente dirige PROLIDERA fábrica de líderes con corazón, una empresa que ofrece servicios de tratamientos psicológicos, coaching, educación emocional y consultoría de capital humano.

 


 


Entrada publicada en Sin categoría | Etiquetas: , | Comentarios cerrados

Gestionar la mente es probablemente la mejor protección contra el cáncer.

{lang: 'es'}

Christian Boukaram, oncólogo, especialista en física nuclear

Tengo 35 años. Nací en Líbano y vivo en Montreal con mi pareja. Estoy posdoctorado en radiocirugía, especialista en física nuclear y neuropsicología. Soy investigador y jefe de radiocirugía del hospital Maisonneuve-Rosemont y docente de neurología. La verdad está en todo

Somos vacío

Lo dijo Saint-Exupéry: lo esencial es invisible a los ojos, y el doctor Boukaram lo argumenta científicamente en El poder anticáncer de las emociones (Luciérnaga). Dice que vivimos en un mundo esencialmente inmaterial y recoge investigaciones interesantísimas que demuestran, por ejemplo, que la luz del sol es esencial para nuestra supervivencia y que ayuda a combatir el cáncer, que pasear por bosques mejora el sistema inmunológico y que en Europa un caso de cáncer de cada siete podría evitarse cada año si la gente hiciera ejercicio. Pero lo más sorprendente es descubrir que somos básicamente vacío y que el universo está reflejado en cada una de nuestras células.

Ciencias como la epigenética y la física cuántica sacuden los fundamentos de la vida que creíamos conocer.

Empecemos por analizar lo que somos.
Los átomos forman la totalidad del mundo físico que conocemos, incluyendo cada célula de nuestro cuerpo. El núcleo del átomo lo forman protones y neutrones y a su alrededor giran los electrones.

¿Como un sistema planetario?
Sí, y como en el sistema solar una enorme distancia separa los electrones del núcleo; eso significa que el mundo material se compone principalmente de vacío.

Entonces nosotros también estamos constituidos principalmente de vacío.
Rotundamente sí. Y recientemente se ha descubierto que en el interior del átomo existen otras partículas subatómicas formadas por pequeñas cuerdas de energía que vibran (teoría de las cuerdas), es decir que no estamos formados por partículas físicas: La materia parece ser una ilusión.

Eso nunca lo he entendido.
Ya lo dijo Einstein: el mundo físico no es sino una manifestación del mundo inmaterial. Emociones y pensamientos generan ondas que pueden materializarse en el mundo físico. Piense en los nuevos videojuegos que se controlan con la mente: el casco de electrodos sirve como una interfaz para convertir la información mental en órdenes.

¿Qué nos dice la epigenética?
Que el ADN de las células se adapta al entorno (bioquímico, social, ambiental, emocional, electromagnético…), de manera que podemos modificar nuestro ADN, porque el entorno inmediato de nuestras células somos nosotros mismos.

¿Somos un micromundo?
Vemos nuestra piel como algo sólido que nos separa de lo demás, pero en realidad nuestras células, átomos, piel y cuerpo interactúan con el universo.

Muy poético. ¿Puede explicármelo?
Todo, materia incluida, se compone de haces de energía que vibran. Las vibraciones son información codificada organizada en sistemas. Las moléculas forman la célula, las células, órganos; los órganos, sistemas (locomotor, digestivo, respiratorio), y los sistemas, el ser humano. Los humanos forman poblaciones que componen el planeta, los planetas forman el sistema solar, los diferentes sistemas solares forman galaxias…

¿Como muñecas rusas?
Exacto: cada pieza del universo ya contiene en sí misma el mundo en el que se refleja a pequeña escala. Somos un todo y todo está interconectado. De hecho, la física cuántica ha demostrado que nuestros más pequeños componentes se comunican entre sí con el resto del universo al mismo tiempo. Es el fenómeno del entrelazamiento cuántico.

¿Pero de qué nos sirve comprenderlo?
Los sentidos nos crean la ilusión de que vivimos en un mundo material, y así nos convertimos en prisioneros de ese mundo construido por nosotros mismos y perdemos capacidades esenciales como la de regenerarnos.

Es teoría.
El doctor Meryl Rose injertó en salamandras tumores cancerosos y luego amputó los miembros enfermos. Las extremidades volvieron a crecer a los pocos días y no quedaba ni rastro de células negativas. Hay una fuerza transmitida a través de los nervios que actúa milagrosamente y cura el cáncer.

Hay muchos científicos investigando ese tema, puede que algún día…
Otro fenómeno interesante es la resonancia: cuando se tañe la cuerda de una guitarra las otras vibran con la misma frecuencia sin que nadie las toque. La resonancia es un medio de comunicación instantáneo. Transmitimos nuestros pensamientos a nuestras células por ese principio, y eso afecta a nuestro entorno y a todo nuestro cuerpo, incluido el ADN.

¿Qué otras informaciones debemos incorporar?
La glándula pineal es nuestro reloj interno, nuestro detector de luz: después de haber estado expuestos a la luz, segrega melatonina, la hormona reguladora del sueño. Es decir que lo que regula la producción de la hormona, una molécula, es la luz, lo inmaterial.

El cáncer es una enfermedad multifactorial.
Pero las características determinantes que nos predisponen al cáncer son la desesperación y la represión de las emociones. Para prevenirlo deberíamos aprender a tomarnos las cosas mucho menos en serio. Gestionar la mente es probablemente la mejor protección contra el cáncer.

¿Cuáles son sus conclusiones?
La célula también reacciona al sufrimiento según un modo de supervivencia. El cáncer se produce cuando el equilibrio celular está en peligro. Ahora sabemos que el mundo físico es la punta del iceberg de un mundo esencialmente inmaterial. Pero el ego, que controla el funcionamiento social, nos impide comprenderlo en su amplitud. Fíjese…

Dígame.
Es interesante observar que las células cancerosas, desligadas de su entorno, se comportan de manera similar al ego.

Fuente: La Contra

Entrada publicada en Sin categoría | Etiquetas: | Comentarios cerrados