No es nada personal. Francesc Miralles

{lang: 'es'}

La vida cotidiana pone a prueba el equilibrio emocional cada vez que nos sentimos ofendidos por otra persona. Puede ser alguien del entorno familiar, un jefe o compañero de trabajo, o incluso un desconocido que nos trata de forma que consideramos grosera.

A lo largo del día interactuamos con decenas de personas, lo cual brinda numerosas ocasiones para ofenderse y vivir con amargura. Porque lo peor de todo es que una vez producido el desencuentro, si no se hace nada para olvidarlo, el rencor puede quedar fluctuando por la cabeza durante horas… llegando a turbar incluso el descanso nocturno. En este artículo se va a ver por qué sucede y cómo poder deshacerse de este lastre.

El enfado ante las actitudes de los demás es una pura elección. Prueba de ello es que hay personas que no se inmutan por nada, mientras que otras saltan ante cualquier comentario, gesto o mirada que interpreten como hostil. ¿Dónde radica la diferencia entre unas y otras?

El doctor en psicología Martin Lyden opina que las personas susceptibles son aquellas que poseen menos empatía. Todo lo filtran según lo que harían ellas, y cualquier cosa que se salga de su propio código de conducta lo interpretan como un ataque.

Así, por ejemplo, a quien contesta los mensajes de su smartphone de inmediato le parecerá una falta de educación que el receptor no reaccione hasta varias horas después. La ofensa se basa en una mera interpretación, ya que el ofendido presupone que su interlocutor no tiene ganas de contestar, cuando tal vez sencillamente esté en una reunión de trabajo donde no puede hacerlo.

Otros motivos de ofensa pueden ser una respuesta demasiado seca por parte de alguien o bien un tono de voz inadecuado, entre muchas posibles razones.

Veamos qué sucede en la mente de alguien con “piel fina” ante una situación que considera de conflicto:

  • El comentario o acción desafortunados despiertan ofensas pasadas, que pueden degenerar en un infierno mental.
  • Merma de la autoestima debido al papel de víctima que asume el ofendido, a partir de la idea de que aquello ha pasado deliberadamente para humillarle.
  • Deseo de venganza ante el daño recibido, lo que puede derivar en una discusión o en un “silencio castigador” para hacer notar al otro que nos ha herido.
  • Aumento de la ansiedad ante el cóctel de emociones negativas que se van albergando.

Joan Garriga

(Destino)

Obra del pionero en psicoterapia gestalt y en constelaciones familiares en España, ayuda a desdramatizar todo lo que sucede a nuestro alrededor, poniendo énfasis en ganar y perder con igual naturalidad.

Ante la tortura que supone pasar por estos estados mentales, a menudo debido a una menudencia, el doctor Martin Lyden propone un remedio de choque: “El humor implica un replanteamiento de lo que ha sucedido. Reconocer una incongruencia en una situación puede ser humorístico y, por lo tanto, sanador”.

Uno de los grandes aprendizajes de todo ser humano es aceptar que las personas a nuestro alrededor nunca se expresarán como nosotros lo haríamos, ni se comportarán como esperamos, y no pasa nada.

Pensemos en lo que debe sentir la estrella de un equipo de fútbol cuando salta al campo rival en medio de una tormenta de silbidos e insultos. Estos deportistas no pierden la calma y pueden jugar perfectamente concentrados, lo cual demuestra que cualquier persona puede blindarse ante la hostilidad ajena.

Incluso cuando no es una percepción, sino una realidad contrastada por todos, tenemos la oportunidad de endurecer nuestra piel ante el ataque para que no nos afecte.

En una ocasión le preguntaron al Dalai Lama por qué no estaba enfadado con el Gobierno comunista chino, después de haber tenido que exiliarse, entre muchos otros percances. Su respuesta fue: “Si me enojara, entonces no sería capaz de dormir por la noche o de comer mis comidas en paz. Me saldrían úlceras, y mi salud se deterioraría. Mi ira no puede cambiar el pasado o mejorar el futuro, así que ¿para qué serviría?”.

Sin duda, un ejemplo extraordinario de lo que es tener la “piel gruesa”, que presenta las siguientes características:

  • La persona dedica poco tiempo a valorar cualquier posible roce o desaprobación.
  • Se centra en lo inmediato y, muy especialmente, en aquellas cosas y personas que le satisfacen.
  • No interpreta por qué una persona habla o actúa de cierto modo. Se limita a evaluar el hecho, de forma positiva o negativa, sin juzgar.
  • Es capaz de asumir críticas, por si le sirven para mejorar algún aspecto, y de desestimar las opiniones que no le resultan útiles.

Supuestamente basado en la sabiduría de los toltecas, en el best sellerLos cuatro acuerdos Miguel Ruiz dedica uno de ellos al lema: “No te tomes nada personalmente”.

Según este autor mexicano, hacerlo es una muestra de egoísmo, ya que parte de que todo gira a nuestro alrededor. En su opinión, además, esta manera de abordar la conducta de los demás es totalmente infundada. En sus propias palabras:

 

Cada vez que me siento ofendido, trato de levantar el ánimo de
tal forma que la ofensa no logre alcanzarlo”. Descartes

“Nada de lo que los demás hacen es por ti. Lo hacen por ellos mismos. Todos vivimos en nuestra propia mente; los demás están en un mundo completamente distinto de aquel en que vive cada uno de nosotros (…) Incluso cuando una situación parece muy personal, por ejemplo cuando alguien te insulta directamente, eso no tiene nada que ver contigo. Lo que esa persona dice, lo que hace y las opiniones que expresa responden a los acuerdos que ha establecido en su mente. Su punto de vista surge de toda la programación que recibió durante su domesticación”.

Ruiz entiende por domesticación todos los prejuicios e ideas preconcebidas que vamos acumulando a lo largo de la existencia. Y lo peor que podemos hacer ante una persona que nos ofende —de forma objetiva o no— es defender nuestras creencias, ya que con ello sólo lograremos aumentar y prolongar el conflicto.

“Cuando no tomarte nada personalmente se convierta en un hábito firme y sólido, te evitarás muchos disgustos en la vida”, afirma Ruiz. “Tu rabia, tus celos y tu envidia desaparecerán, y si no te tomas nada personalmente, incluso tu tristeza desaparecerá (…) Alguien puede enviarte veneno emocional de forma intencionada, pero si no te lo tomas personalmente, no te lo tragarás. Se vuelve más nocivo para el que lo envía, pero no para ti”.

La paz interior empieza cuando eliges no permitir que otra persona o evento controle tus emociones”. Proverbio oriental

Al final, el mundo será tal como se mire, ya que se puede fijar la atención en un amplio espectro de realidades. Cada persona con la que se interacciona es un conjunto de fortalezas y debilidades, es clara en unos aspectos y confusa en otros, acierta o falla en diferentes cuestiones vitales.

Nuestra relación con el mundo dependerá, por lo tanto, de lo que cada cual quiera ver en el prójimo. Nos podemos quedar con sus mejores virtudes o bien sentirnos heridos y decepcionados por aquella parte de los demás que no cumple las expectativas.

Tal como afirma Wayne Dyer: “Si eres objetivo, descubrirás que lo que en realidad te ofende es cómo consideras que deberían comportarse los demás. Sin embargo, por sí mismo, el sentirse ofendido no altera los comportamientos desagradables (…) Tu ego insiste en que tienes derecho a sentirte ofendido. Esos juicios derivan de una idea falsa de que el mundo debería ser como tú eres y no como es”.

Si dejamos de dictar rígidamente lo que los demás deberían sentir, pensar y hacer se pueden evitar muchos enfados y decepciones, y liberar así una energía preciosa para construir relaciones saludables desde la empatía, el humor y la serenidad.

 

La vida no es siempre justa

“Parafraseando algo que mi maestro Mordecai Kaplan solía decir, esperar que el mundo te trate bien porque eres una persona honesta es como esperar que el toro no te embista porque eres vegetariano. Me gusta pensar en ello no como una pérdida de inocencia, sino como el principio de la sabiduría, entender que puede que la vida no sea justa, pero nos ofrece toda clase de posibilidades y compensaciones.

Cuando nos sucede algo malo, nos sentimos castigados por el destino. Podemos llegar a pensar que todo el mundo ahí fuera es feliz y está sano, y que sólo nosotros sufrimos (…), pero nada más lejos de la realidad”. Overcoming Life’s Disappointments, de Harold Kushner.

 

Fuente: El País Semanal

Entrada publicada en Sin categoría | Comentarios cerrados

¡Hay mucho más para ti en el mundo! Pisa fuerte y sonríe”. Cristina Naughton

{lang: 'es'}

Cristina Naughton, coach transformacional.

Tengo 72 años. Nací en Argentina y vivo en Washington. Soy psicóloga y coach transformacional. Soy viuda, sin hijos. ¿Creencias políticas? Igualdad de género, justicia social y democracia. Creo en algo superior, no importa su nombre. Descubre algo bueno en el otro

ORGANIZACIONES

Cristina Naughton acumula un espectacular currículum como coach internacional desde hace más de treinta años, fruto de una vocación genuina. Tras trabajar con las mayores organizaciones del mundo, me dice que el trabajo del que se siente más orgullosa lo hizo en el ministerio de Educación de Colombia: Logramos integrar a todos, políticos, educadores, sindicatos, estudiantes para mejorar el sistema con renovados valores de respeto. Es especialista en poner aceite a conflictos complejos, enseñando a cada uno a ver lo bueno en los demás y en sí. Tiene centro en Barcelona (www ceittrodecoachingcristitsaughton. com), y le entusiasma su trabajo.

¿Qué me soluciona el coaching?

Te da herramientas para hacerte cargo de ti mismo y de tus retos con eficiencia.

¿A quién da esas herramientas?

A directivas y ejecutivos de empresas e instituciones: me especialicé en psicología de desarrollo organizacional.

¿Qué empresas e instituciones?

Ministerios de gobiernos de diversos países, la ONU, la OMS, el Banco Mundial, el Banco Interamericano, IBM…

¡No está mal!

En verdad empecé a aprender de mi padre, un obrero metalúrgico. Y de mi madre, ama de casa.

¿Qué le enseñaron?

Mi padre, semianalfabeto, se esforzó para que yo pudiese estudiar, y me dijo: “¡Hay mucho más para ti en el mundo! Pisa fuerte.., y siempre con una sonrisa!”

¿Y así lo ha hecho?

Sí. La sonrisa la tomé de mi madre.

¿Cual fue su sueño de niña?

Estar con gente, crecer juntos: el “nosotros”. Primero me hice profesora universita ría, luego psicóloga, empecé a asistir a empresas… ¡y me apasionó!

¿Le gusta trabajar con directivos?

Si un directivo mejora, cambia su relación con sus empleados, y los empleados se llevan a sus casas menos crispación.

¿Qué les pasa a los directivas?

Están muy tensos, estresados, y eso no conduce a nada bueno.

¿Qué les dice?

¿En qué consiste para ti la calidad de vida? Qué quieres? ¿Cuál es tu propósito?

¿Y luego?

Toma pequeñas decisiones, muy pequeñas y a muy corto plazo, orientadas a ese propósito. Y otras a medio plazo, y a largo plazo… Y pregúntate algo…

¿Qué?

¿Qué competencias tienes ya? ¡Reafirmalas!

¿Todos tenemos alguna?

¡Pues claro! Se trata de activarlas de manera operativa, en los momentos apropiados… Hay ejecutivos de empresa que dicen “¡me voy!”, en un arrebato. ¡No, espera!

¿A qué?

Bastará con que negocies un tiempo contigo mismo, que rebajes la tensión. Y, en todo caso, que puedas despedirte honorablemente.

¿Honorablemente?

Que puedas dejar una huella, no dejar atrás heridas ni odios, y que los que se queden digan un día “¡te extrañamos!”

Póngame un ejemplo de un directivo.

A uno le sacaba de sus casillas la actitud de otro ejecutivo en las reuniones…

¿Lo solventó?

Le aconsejé que dijera algo bueno a ese ejecutivo tan disruptivo, algo así como “me interesó lo que propusiste el otro día…”

¿Y eso?

¡A todos, si nos dicen algo bueno, nos abrimos y escuchamos, y mejoramos!

¿Funcionó?

Eso permitió que descubriese habilidades escondidas de esa persona, y así pudo desarrollarlas en beneficio de todos.

¿Esto es coaching, no?

Hay un coachíng transaccional: solventas un conflicto específico. Y hay un coaching transformacional, que yo fundé.

Consistente en…

Mejorar tu energía corporal, emocionalidad y creencias profundas: te transformas.

¿Podría transformarme?

Con tres requisitos: pregúntate qué te deja medio incómodo, plantéate cómo te gustaría que te saliera… ¡y ponte en acción! Si tú te cambias..s todo cambia.

¿Qué aconseja a un joven en paro?

Hay que escucharle, que pueda aflorar su sueño escondido… Y ayudarle a descubrir lo que ya tiene orientado hacia su propósito….

¿Cuál ha sido su reto más difícil?

En un país centroamericano, cuatro partes se disputaban el dominio de una reserva natural, hasta tirotearse… Tras meses de conversaciones con unos y otros, creé las condiciones para una reunión… y un consenso.

¿Qué les decía para que se sentaran?

¿Qué condiciones pondrías para reunirte con los otros? Y pulí aristas hasta lograrlo… Yo impuse una: “Nada de armas en la sala!”

¿Sería el papa Francisco buen coach?

Tiene lo mejor de los argentinos, la luz, y lo mejor de los jesuitas, el rigor: nos faltaba un líder religioso, y él está generando este espacio de reflexión. Lo necesitas en tu vida, también: ¡sé benévolo contigo mismo!

¿En qué consiste eso?

¡Caminas por la vida con un capital inapreciable! Date permiso para detenerte y reencaminarte hacia lo que mereces. No esperes a padecer una enfermedad terminal para hacerlo, no hace falta

De acuerdo.

Mírate con respeto. No nos han educado para apreciarnos, sino para rendir cuentas. ¡Basta de eso! Y hazle ver al otro lo mucho que le aprecias. ¡Ahí tendrás un tesoro!

Gracias, coach.

El ser humano es una especie con una infinita capacidad de tener su vida en sus manos. ¡Hay más para ti en el mundo! Y sonríe.

 

Fuente: La Contra

 


Entrada publicada en Sin categoría | Comentarios cerrados

Trainer’s Training. Master en técnicas de presentación. Octubre 2014 – Junio 2015.

{lang: 'es'}

“Aprende a transmitir desde el corazón”

Nivel mínimo de acceso Practitioner en PNL.

El objetivo de este curso es enseñar al alumno la forma de diseñar y organizar seminarios, cursos y presentaciones eficaces. A través de técnicas de PNL aprenderás a exponer y convencer a tu audiencia aumentando al máximo tu poder de persuasión.Desarrollarás habilidades que te permitan inspirar el cambio en los demás, logrando que los asistentes participen y se involucren en tu presentación.

Fechas y horarios:

Viernes de 16’30h a 21’30h y sábado de 10h a 15h (un fin de semana al mes)

Precio: 1300€ (Reserva de 140€ y 8 mensualidades de 145€)

Formadora:

Pepa Kern

Coach y Trainer en PNL

Socia-Didacta AEPNL

Descargar programa

Inscripciones

Entrada publicada en Sin categoría | Comentarios cerrados

La meditación transforma el cerebro a largo plazo. Are Holen

{lang: 'es'}

54 años. Soy noruego. Casado y con dos hijos. Licenciado en Psicología, doctor en Medicina y especialista en Psiquiatría. Profesor de Neurociencia en la Universidad de TrondheimLa educación es la herramienta para la prosperidad de un país. Creo en un Dios no punitivo. En 1980, una plataforma petrolífera entre Inglaterra y Noruega se hundió. De 212 personas sobrevivieron 89, a las que veo cada año.

Pues lleva treinta años tratándolas. ¿Alguna conclusión?
Me he pasado años investigando el estrés postraumático tras situaciones de desastre y he comprendido que hay que atender a las personas en el momento inmediato a la catástrofe, porque con el estudio inicial puedes saber cuál será su evolución y qué tratamiento debe seguir cada cual

¿Cómo afecta enfrentarse a la muerte?
Por lo general, las personas aprecian más la vida, los amigos y las actividades de ocio, y se preocupan más por su familia.

¿Incrementa su fe en Dios?
Eso es algo que me llamó mucho la atención: en general, la gente deja de creer tras un desastre.

También investiga usted los efectos de la meditación en el cerebro
Empecé a hacer yoga y meditación a los 16 años, un año después de que mi padre, también médico, enfermara. La meditación me conectó con mi interior, con la comprensión de las emociones. Resultaba fascinante desde el punto de vista existencial.

¿Y decidió compartir la experiencia?
Siendo todavía estudiante, creé la escuela internacional ACEM, dos años antes del 68, así que había muchísima gente que quería aprender y crecimos muy deprisa. Mi método no se basa en ninguna fe religiosa ni filosófica; se explica en términos científicos y siempre en el contexto de la psicología moderna.

Cuénteme
Hemos realizado una serie de investigaciones, todas publicadas en revistas científicas, que intentan averiguar qué hace que la técnica de la meditación funcione.

¿Y?
En un principio, en los años 60 se investigaron y reconocieron los cambios fisiológicos que provoca la meditación: descenso de los latidos cardiacos, de la frecuencia respiratoria, de la tensión muscular y arterial y disminución del consumo de oxígeno.

Pero lo suyo es el cerebro
Sí, el año pasado publicamos una serie de artículos en los que se demuestra que las ondas cerebrales durante la meditación ACEM muestran relajación pero también procesamiento psicológico.

¿Qué significa eso?
Cuando meditas, partes concretas del cerebro emiten ondas theta, que alivian el estrés y a largo plazo producen una sustancial reducción de la ansiedad; aumentan la habilidad mental, impulsan la imaginación y la creatividad; reducen el dolor, producen un estado de euforia y estimulan la secreción de endorfinas.

Son estupendas
Nos ponen en contacto con recuerdos que habíamos rechazado y que estaban en el fondo de nosotros mismos, emociones fuertes, traumas olvidados, de manera que nos permiten limpiar o unificar esa memoria.

¿La meditación modifica el cerebro a largo plazo?
Sí, lo transforma. Cómo te ves, cómo ves a los demás, cómo te relacionas, todo eso cambia con la meditación. Investigaciones recientes demuestran que las personas que meditan tienen más gruesa la capa de la corteza cerebral. Otro estudio demuestra que los meditadores viven más años.

Meditar eleva las defensas
Cuando baja el estrés, baja el cortisol y se eleva el sistema inmune, sí, y afecta también a una serie de sustancias que controlan las células tumorales. Afecta al sistema inmune, anticancerígeno y al corazón.

… Y todo eso sin incienso y sin estatuillas de Buda
El método ACEM se enfoca en un sonido que repites internamente y que no tiene ningún significado, y no concentras la atención en ningún punto, sino que dejas pasar los pensamientos. Se trata de no intentar conseguir relajarse: el cerebro lo hace sin pretenderlo, como un reflejo, no como una meta.

Si no te concentras y dejas pasar las ideas, ¿cómo resuelves?
La relajación permite que temas personales no resueltos afloren a la conciencia; entonces puedes resolverlos, pero no de una forma intelectual, sino a través de la actitud, que te hace ver las cosas de manera diferente. La meditación permite que cierta cantidad de creatividad se manifieste.

¿Qué más cambios produce?
Es posible que se manifiesten partes de ti que nunca antes has utilizado, que has descartado por las elecciones de la vida.

Se parece al psicoanálisis
Sí, existen muchas similitudes entre el psicoanálisis y la meditación; la diferencia es que en el psicoanálisis hablas.

Dicen que la palabra cura, pero en el caso de la meditación…
La meditación actúa en niveles más profundos, en lo preconceptual. En el psicoanálisis puedes hablar durante horas y no cambiar nada, pero cuando consigue adentrarse en capas profundas conecta con la meditación y llega al mismo punto.

¿Me está diciendo que la meditación es el psicoanálisis de los pobres?
Está mas disponible para todo el mundo, incluso para quien está muy ocupado.

¿Con qué frecuencia se debe practicar?
Con treinta minutos dos veces al día consigues cambios de la personalidad.

Fuente: La Contra

 

Entrada publicada en Sin categoría | Comentarios cerrados

“Céntrate en lo que depende de ti… y olvídate del resto” Patricia Ramírez

{lang: 'es'}

Entrénate

Patricia Ramírez ha sido psicóloga deportiva del Betis y del Mallorca, además de asistir a muchos deportistas españoles y extranjeros. Especializada en psicología de la salud, sostiene que si te repites “lo haré mal”, ¡lo harás mal! Sabe orientar la psique hacia el éxito, empleando una panoplia de recursos que recoge en Entrénate para la vida (Espasa), libro con valores que ayudan a los deportistas a alcanzar la excelencia, útiles también para tu vida cotidiana. “Más valiente serás si te conquistas a ti mismo que si conquistas a tus rivales”, les dice Patricia a sus deportistas, a los que persuade para que cambien sus pensamientos. “¿Para qué ser pesimista? ¡Tampoco funcionará!” es su lema.

Cómo ayuda al deportista?
Le ayudo a controlar pensamientos y emociones.

¿La mente es la enemiga del deportista?
Puede ser su mayor enemiga… o su mejor aliada.

¿A quién ha ayudado?
A futbolistas, deportistas de diversas disciplinas, atletas… Como Paquillo Fernández.

¿El corredor?
De marcha atlética. Había abandonado alguna carrera por una pájara, y temía repetir. Ha sido dos veces campeón de Europa, subcampeón del mundo, plata en Atenas…

¿Cómo le ayudó?
Repetía pensamientos que le perjudicaban. No le diré cuáles, por secreto profesional.

¿Logró cambiarle los pensamientos?
Se trata de aprender a hablarte de modo edificante: “estoy preparado”, “sé hacerlo”, “he hecho todo lo que tenía que hacer”…

Esto sirve también para la vida…
¡Sí! Céntrate en lo que tú controlas, en lo que puedes hacer: ¡hazlo! Y olvida el resto.

¿Qué es el resto?
Lo que no tú puedes controlar: rivales, circunstancias, azares… ¡Ni un pensamiento!

No perdamos el tiempo, ¿no?
Si centras tu atención en lo que tú no puedes hacer, la desvías de lo que sí puedes hacer. ¡Céntrate en lo que depende de ti!

¿Así ayudó a los futbolistas del Betis y del Mallorca?
Sí. Ganar es también mejorar tu marca personal. El valiente sabe perder: sabe que ha hecho todo lo que está en su mano y acepta el resultado, sabe que no hay justicia divina.

¿A qué deportista admira usted más?
A los paralímpicos. Ejemplifican lo que digo. No se centran en lo que no pueden hacer, ¡sólo en lo que sí pueden hacer! Es la misma conducta de los grandes.

¿En quién está pensando?
En Nadal, en Puyol, en Lorenzo, en Alonso… El que la sigue la consigue. Si tienes un sueño, céntrate en él. Y actúa.

Tomo nota.
Si trabajásemos en nuestras empresas como se trabaja en los vestuarios deportivos que conozco, ¡nuestra economía sería boyante!

¿Qué técnicas utiliza?
Visualización. Imaginación temática. Verte a ti mismo realizando esa actividad con éxito, con perfección y con su emoción.

¿Funciona?
Queda en el cerebro la huella del éxito: da seguridad y confianza al competir.

¿Cuál es la clave del éxito deportivo?
Primero, un talento marcado por la genética. Luego, pericia técnica. Después, físico adecuado. Y una actitud psicológica fuerte.

¿La tiene Cristiano Ronaldo?
Tiene ambición y espíritu de superación, pero le perjudica su comunicación no verbal: ¡regala información sobre sus debilidades al rival! Es mejor que no se te noten.

¿Y Nadal?
Tiene todo lo que hay que tener: fortaleza, concentración, trabajo y firmeza. ¡Jamás dará una bola por perdida!

¿Y Messi?
No le afecta ser el mejor del mundo, no se endiosa, no se pavonea. ¡Eso es seguridad!

¿Es un modelo?
El mejor modelo que he conocido es el del futbolista Miki Roqué, que murió de un tumor. ¡Qué fortaleza, qué grandeza!

¿Qué me dice de las denuncias de nadadoras contra Tarrés, su entrenadora?
No conozco los detalles, ¿cómo dictaminar? Sí sé que los entrenadores pueden ser a veces faltones, pero no pretenden herir. Sucede en los deportes de alto rendimiento.

¿Cuál es el límite?
La dignidad de la persona. Se pueden conseguir los mejores resultados sin maltrato, con respeto. No hay por qué pasarlo mal. ¿No ve cómo disfruta Usain Bolt?

Pero sin olvidar la disciplina, ¿no?
Claro, la capacidad de sacrificio es fundamental: ¡incúlquela en sus hijos! Humildad, arremangarse y trabajar es la base de todo.

¿Hasta qué punto hay que esforzarse?
La tentación es postergar, posponer incomodidades. ¡Pésima decisión! No busques motivarte: aplícate la terapia del “jódete”.

¿En qué consiste esa terapia?
A veces tienes que decirte: “Jódete y haz esto, ¡no hay más!”. Fastidia, pero no morirás.

¿La ansiedad ayuda?
La ansiedad bloquea. Pero demasiada relajación es contraproducente… Antes de un partido, he oído a futbolistas decir, preocupados: “Hoy estoy demasiado tranquilo”.

¿Se entrena usted?
Me encanta el golf. Practicar algún deporte reporta salud, autoestima, disciplina, calidad de vida, euforiza, te reconecta, ayuda a organizarte y a pensar con mayor claridad.

¿Qué consejo daría a un equipo?
¡El bien del grupo está por encima de todo!Si el grupo está cohesionado, 2 + 2 suman 5. Hacedlo sencillo, fácil, ¡no lo compliquéis!

¿Y a un futbolista?
¡Ve a por todas! El esfuerzo siempre tiene premio. Aunque te parezca que un rival llegará antes a un balón, ¡tú corre, inténtalo!

¿Seguro? ¿No es gasto inútil?
Si tu rival cae en el último segundo, ¡ese balón será tuyo! Si no has corrido… nada.

Fuente: La Contra

 

Entrada publicada en Sin categoría | Comentarios cerrados